CALEFACCIÓN DE GAS

En Montajes Intigas nos dedicamos a instalar calefacción con sistema de caldera de gas y radiadores de agua.

Se utiliza sobre todo en viviendas unifamiliares, pero también en colegios y oficinas.

CALEFACCIÓN DE PROPANO

 

Generalmente para la cocina, el agua caliente y la calefacción, podemos utilizar Gas (Propano, butano o Gas Natural también llamado Gas Ciudad) pudiendo ser distribuido mediante canalización de la vivienda, sistemas de almacenamiento para grandes consumos o en botellas que se compran en las estaciones de servicio.

CALEFACCIÓN DE GAS NATURAL

 

Si en nuestra vivienda o industria tenemos canalizado el  gas natural será un sistema de energía muy útil sobre todo para la calefacción, debido en gran medida a su bajo precio aunque también a su eficiencia energética.

Su funcionamiento es muy cómodo para el usuario porque no debe preocuparse del recambio del suministro y tampoco supone el corte del abastecimiento además del espacio “ganado” al tener la posibilidad de quitar las botellas de gas.

El calor se produce mediante la quema de combustible que podrá ser:

  • gas natural (si la vivienda o edificio está sobre red: canalizado),
  • Gas propano (se necesita almacenarlo en bombonas)
  • gasóleo (se necesita espacio de almacenamiento: granel en tanques)

El combustible “alimenta”  la caldera situada en un espacio específico dentro de la vivienda y según las condiciones dictadas por la normativa CE para instalaciones de gas.

Esta agua calentada en la caldera se distribuye a los radiadores a través de conductos.

En la actualidad existen en el mercado diversos diseños, y seguramente hay uno que se adapte a vuestras necesidades. Al igual que los toalleros, ideales para calefaccionar los baños y mantener las toallas calientes.

El calor irradiado será igual con cualquiera de los combustibles utilizados y es la persona usuaria quien regula una temperatura de confort mediante un termostato (también con diferentes prestaciones a escoger)

 

 

Según el combustible

El gas natural es el más limpio, seguro y económico. Además no hay que almacenarlo en casa, llega desde fuera y su caudal será siempre continuo y parejo: siempre lo tendremos a nuestra disposición.

El gasóleo es más contaminante y sucio pero puede ser una alternativa para lugares alejados y que tengan sitio para colocar tanques para  su almacenamiento. Se descargará en ellos el combustible suministrado por la distribuidora

El gas propano tiene un alto poder calorífico y también requiere lugar para su almacenaje (las botellas de gas de toda la vida), lo que lo hace ideal para casas grandes e incluso instalaciones industriales, hostelería y hoteles. En estos casos se instalará una “batería” de bombonas según el tipo de uso que se le vaya a dar. Este tipo de calefacción por butano es muy común en lugares apartados, en segundas residencias en la sierra, así como en terrazas de restaurantes y bares

¿Cómo puede ser mi calefacción?

Calefacción individual:

Para casas individuales o pisos. La caldera o bomba debe estar instalada en el propio domicilio. Proporcionará agua caliente sanitaria y calefacción a una sola vivienda y será la persona que habita la vivienda la responsable del mantenimiento y pago del suministro.

Calefacción central:

Se denomina calefacción central al sistema de calefacción que abastece a toda la comunidad de vecinos. Esta debe disponer de un espacio aislado para la caldera o bomba. Se paga un precio fijo que se divide entre el  número de viviendas total similar a una derrama más, o si tienen instalados contadores individuales cada vivienda pagará por su consumo.